Un programa con las tareas que ofrece Eurotraductor 2.0 no podría dejar de lado la simpleza: muchos usuarios no son verdaderos “expertos en software”, sino que son personas comunes que llegan al programa buscando satisfacer la necesidad de traducir textos. Sería ilógico que tras correrlo se encuentren con una serie de ventanas y cuadros de diálogo incomprensibles.

Debido a esto, Eurotraductor 2.0 tiene una barra de menú muy simple: un botón para cargar texto, otro para traducirlo y un tercero para guardarlo. Asimismo, cuenta con dos botones de impresión, uno del texto a traducir y otro para el texto traducido.

Más allá de salvar los resultados o de pasarlos a papel, queda una tercera posibilidad: enviarlo por correo electrónico. Para ello, la utilidad es compatible con el cliente de correo electrónico que tengas instalado en el PC (por ejemplo, Microsoft Outlook).

Hay que recordar que Eurotraductor 2.0 consulta todo el tiempo diferentes diccionarios y motores de traducción online, por lo que precisa de recursos online. Si bien el consumo de ancho de banda es imperceptible, podría ocurrir que el usuario esté conectado mediante un proxy. Si ese es tu caso, no te preocupes: Traductor Online puede detectar el proxy y configurarlo para enviar y recibir datos.